Salud

1.-INVOCACIÓN. 
Madre de todos los Budas de los tres tiempos, tu que eres la más poderosa de entre todos los protectores de nuestro mundo. 

Madre suprema, Oh SIDPE GYALMO ¡Reina del mundo, madre del espacio! El color de tu cuerpo es azur de azur, y posee el lustre brillante del limpio espacio sin nubes. Y tú figura esta brillantemente adornada con brillantes plumas de pavo real. 

Con tu mano derecha cercenas la fuerza vital de los enemigos con una espada de hierro de meteorito; y tu mano izquierda sostiene la vasija de larga vida que expande la fuerza vital y longevidad de todos los practicantes. 

A ti oh YESHE WALMO, junto con tu sequito, ofrecemos todos estos ornamentos y néctares interminables luego entonces cuida bien las enseñanzas del YUNG DRUNG BÖN de los Budas; y convirtiéndote en nuestra amiga y constante compañera apoya los poderes mágicos de nosotros los practicantes, nosotros los maestros y los discípulos, junto con nuestros acompañantes, te pedimos que apacigües todos los obstáculos y desarmonias, oh madre, disolviéndolos en la dimensión de la vasta expansión del cielo 

SO MA MA RA YO DZA 

Rendimos homenaje con ferviente devoción desde nuestras tres puertas:
1.- La puerta del cuerpo,
2.- La puerta del habla y
3.- La puerta de la mente, a Dios como Dios es y a nuestra gran madre SIDPA GYALMO, Reina de la existencia. 

2.- AUTO TRANSFORMACIÓN. 


SO SO 

Debe transformarse en el atributo divino de “la salud de la” (sanación).
(SYDPE GYALMO)

3.-RECITAR EL -MANTRA. 

Al recitarlo se permanece en mente natural. 

OM ABEA NA PO BE SE SOHA 

Con este mantra todos los obstáculos y enfermedades son apacigüadas, o evitadas totalmente. 

4.- ALABANZA. 

HUNG 

Por tu compasión concédenos todas las bendiciones. En su entera perfección y permite que logremos la realización del beneficio sin limites para los seres, del pasado, del presente, del futuro, de los reinos, de forma, de no forma y de deseo. 

5.-RECIBIR PODERES (POTENCIALIZACIÓN). 

Uno puede lograr una cura de sanación, tomando agua limpia y muy pura de un manantial en una vasija de barro limpia, se coloca sobre una tela blanca sobre el altar, entonces uno debe bañarse y ponerse ropa limpia. 

A) Generar Bodhicitta (mente de compasión-iluminación) 

B) Orar; 

EMA HO 

A ti, oro de las profundidades de mi corazón, por favor sostenme con tu compasión y con tus bendiciones, por favor otórgame las iniciaciones de cuerpo habla y mente completas que todos los seres sintientes se liberen del sufrimiento y de todas las enfermedades concédeme la bendición que apacigua todos los obstáculos, remitiéndolos a su propio estado original. 

A OM HUNG 

6.-CONSAGRACIÓN DE LAS AGUAS DE SANACIÓN 

Del espacio infinito emana un arroyo de medicina, y se vierte en la vasija colocada al frente volviendo el líquido en agua de sanación abundante, radiante y brillante. 

Se recita nuevamente el Mantra 

OM ABEA NA-PO BE SE SOHA 

Esta agua 1) Se toma y 2) Se debe bañar al paciente seis veces al día, recitando: 

OM ABEA NA PO BE SE SOHA 

Oración: 

Con esta agua de AMRITA, cuya naturaleza es de medicina asi como de conocimiento, todas las malas acciones, corrupciones emocionales, y pensamientos perturbadores que afecten a este ser son lavados, que todas las influencias negativas que causen enfermedad y todas las huellas Karmicas impuras se purifiquen. Que todos los seres lleguen a disfrutar la felicidad y la vida larga. 

OM DU TRI SU SUDO YA SA-LE SANGE-GE YE SOHA 

Instrucciones adicionales: 

Si uno quiere proteger su país o región de plagas y enfermedades infecciosas debe escribir el MANTRA “OM ABEA NA-PO BE SE SOHA” en una superficie limpia o una bandera. Si escribes el Mantra en el marco de la puerta las enfermedades y epidemias no entraran a la casa. 

Entre las sesiones uno debe realizar el siguiente rito de limpieza. 

7.-RITO DE LIMPIEZA. 

Me convierto en el atributo de “la sanación” y se recita el mantra 

OM ABEA NA-PO BE SE SOHA 

Odgsal  GompaCompendio de Prácticas  Tibetanas de Liberación  Adecuadas a Occidente 

Autores:
Dr. Guillermo Porter Romero 
Dra. Guadalupe González Ortiz